Crowdfunding vs Financiación tradicional

  • Para comenzar a hablar de las diferencias entre ambos tipos de financiación, simplemente hay que pararse a a conocer su significado, mientras crowdfunding es un método en el que distintos inversores aportan pequeños fondos a un proyecto a través de una plataforma online, en la recaudación tradicional se emplean fuentes típicas para lanzar sus ideas, como por ejemplo préstamos bancarios.
  • Otra importante diferencia es la cantidad, en crowdfunding (o financiación participativa/colectiva) se trata de pequeñas cantidades aportadas por diversos inversores y en la tradicional una gran cantidad que proviene de una o dos fuentes.
  • En cuanto a la facilidad para encontrar inversores en el método  colectivo resulta más sencillo que en el tradicional, en gran parte por la multitud de plataformas existentes.
  • Validación, en crowdfunding existe esta validación necesaria para que las plataformas acepten la idea y los distintos inversores den el paso y apoyen el proyecto.
  • En cuanto a la idea como concepto a compartir, en la financiación tradicional no se pone a disposición de una comunidad, manteniéndose más bien confidencial, muy diferente a la técnica colectiva en la que es necesario una explicación de la idea para encontrar los fondos necesarios.
  • El control y gestión del proyecto, en la financiación colectiva sigue en manos de los promotores originales sin que los contribuyentes pasen a  formar parte de la administración del negmientras que de la forma tradicional, pasa en parte a las organizaciones que han previsto de esos recursos
  • Una de las diferencias más importantes es la capacidad de encontrar esos inversores en la red, una de las principales ventajas del crowdfunding y por la que más éxito tiene es que los inversores se pueden encontrar en plataformas online. En la tradicional eso resulta imposible pues normalmente de contacta con las fuentes a través de otros medios como poniéndose en contacto con entidades bancarias, proceso mucho más largo, costoso y no por ello obteniendo mejores resultados.

Cómo se lleva a cabo Crowdfunding

Más que una mera aportación de fondos por parte de los inversores, se podría hablar de un proceso.

En primer lugar se debe investigar sobre esta forma de inversión y conocer la que más se adapta a las necesidades del proyecto. Después, habría que ponerse en contacto con las plataformas y enviar la solicitud con la idea. Una vez llegado a este punto hay que preparar un plan de negocio y financiero.

A continuación una de las partes más importantes: el pitch, ya que será como darás a conocer la historia de tu idea y su viabilidad atrayendo a los inversores de la plataforma.

Durante este proceso, además los emprendedores se ven reconfortados, no sólo por las aportaciones económicas, sino porque este proceso pone a prueba el concepto y la validación de sus ideas, aspecto que no ocurre en el método tradicional.

Beneficios 

Por todo lo visto anteriormente vemos que este tipo de financiación, y más en la actualidad, supone ventajas para las empresas, pero sobretodo para las startups a la hora de captar inversores. Estos beneficios se producen tanto para las empresas como para los inversores.

Al hablar de empresas que están empezando su actividad, encontrar una plataforma es mucho más eficiente que solicitar un préstamo, tanto en tiempo como en el contenido que se puede mostrar a los inversores, como un video corporativo contando el proyecto.

El crowdfunding hace a las empresas estar mucho más cerca de sus clientes, por lo que supone una razón más para los emprendedores que en la mayoría de los casos necesitan ese acercamiento e ir perfeccionando la idea al estar en contacto con ellos.

Estas ventajas junto a la rápida capacidad de crecimiento de las startups ha hecho que las inversiones en estas empresas de nueva creación se hayan visto multiplicadas por 8 desde 2011, llegando en 2019 a los1.098,12M€ invertidos en startups en un total de 205 operaciones públicas de inversión (El Referente,2020).