Qué es el comercio electrónico o ecommerce

Muchos son los autores que, desde que comenzó el comercio electrónico o ecommerce como forma de comercio lo han definido desde distintos puntos de vista. Sin embargo, las propuestas se desarrollan a lo largo de los años, debido a la evolución que ha llevado a cabo y más en un ámbito como es Internet y los medios online.

Para Pou (2006), el comercio electrónico es una nueva forma de realizar el comercio tradicional utilizando los medios que las nuevas tecnologías nos ofrecen.

Por otro lado y siendo una definición más actual, el INE (2020), defiende que el comercio electrónico son las transacciones realizadas a través de redes basadas en protocolos de internet (TCP/IP) o sobre redes telemáticas. Los bienes y servicios se contratan a través de estas redes, pero el pago y la entrega del producto pueden o no realizarse offline.

Comparando ambas se puede observar cómo para el primer autor lo importante es que intervenga un medio electrónico mientras que en la definición actual ya habla de redes telemáticas.

Tipos de comercio electrónico

Al igual que en las definiciones, las clasificaciones varían también dependiendo de los factores.

 

Pero los tipos de comercio electrónico se suelen clasificar atendiendo a quién es el vendedor y quién el comprador.

  • B2B (Business-to-Business). Tanto el vendedor como el comprador son empresas. En este modelo pueden realizar ventas a únicamente a empresas, indistintamente a empresas y clientes o de manera diferenciada entre clientes y empresas.
  • B2C (Business-to-Consumer). Se trata del comercio en el que las empresas venden a particulares. En el caso del ecommerce cualquier página web como una tienda de ropa en la que los clientes pasan del carrito al pago cierre de la venta.
  • C2C (Cunsumer-to-Consumer). Transacciones de consumidor a consumidor. La venta se realiza entre ambos particulares, en esta categoría estarían, por ejemplo, los sitios web de segunda mano que hacen que los particulares se pongan en contacto.
  • C2B (Consumer-to-Business). El consumidor trabaja para la empresa ofreciendo sus servicios y haciendo que el valor del negocio aumente. Un ejemplo sería los creadores de contenido que contratan las marcas a través de las RRSS.
  • C2A (Consumer-to-Administration). Transacciones entre entidades públicas y los ciudadanos, como pagar multas a través de Internet.
  • B2A (Business-to-Administration). Las empresas prestan un servicio a la Administración Pública.

La importancia de conocer estos tipos para saber cómo y de que relación se trata a la hora de hacer ventas es cada vez más relevante, pues poco a poco el comercio electrónico se hace un hueco mayor en nuestros hábitos de consumo y las estadísticas a futuro revelan que el ecommerce ha llegado para quedarse, en caso de Nasqad predice que en 2040 ya el 95% de las ventas serán online.

La importancia como vemos de adaptarse a la creciente digitalización es vital para las empresas y por ello desde Aiden te animamos a lanzarte al ecommerce.

Conoce nuestros planes y elige el que más se ajuste a tus necesidades en el siguiente enlace https://miweb.aiden.es/precios-ecommerce/